Comments

De paseos de toros y Monjas

 

A lo largo de los últimos 20 años se ha generalizado en todas las ganaderías de bravo una faena de una plasticidad extrema;

EL PASEO DE LOS TOROS.

La alarmante situación de caídas de los toros en la plaza que aconteció a finales de la década de los 80 y principios de los 90 hizo que el ganadero se planteara la forma de atajarlas a base de correcciones en el manejo del ganado. A la mejora en los tipos de alimentación con fórmulas de pienso mucho más equilibradas en las que en muchos de los casos se incluía el forraje por medio de las raciones unifeed, se unieron métodos de preparación física para conseguir un mejor estado de los toros de cara a la dura lucha que acontece en la plaza. Así pronto surgieron los célebres y en aquellos momentos innovadores «tauródromos»entre los que destacaba el creado por Juan Pedro Domecq que se hizo muy famoso con este tipo de preparación. En estas mangas se comenzó a ejercitar a aquellos animales que se preparaban para la lidia. Otras muchas ganaderías en vez de crear expresamente correderos por los que ejercitarlos utilizaban caminos y veredas o grandes cercados en los cuales la faena se desarrollaba de similar manera. Estas prácticas se fueron extendiendo a lo largo del campo bravo hasta la actualidad en la que se puede decir que la gran mayoría practica esta faena campera. Cada maestrillo tiene su librillo y cada cual aplica a los animales una frecuencia e intensidad determinadas a los paseos. Las teorías son múltiples sobre la forma de hacerlo y el efecto, positivo y a veces negativo (toros abantos, toros que sueltan la cara en la faena…..) que en los animales se considera que puede generar. De una manera u otra lo que parece evidente es que la mejora en la condición física de los animales ha sido muy notable en los últimos años ya que las caídas se han reducido al mínimo y en general el toro sale con más fuerza, motor y movilidad. El secreto es conseguir un complejo equilibrio entre la preparación, la movilidad y la bravura sin pasarse de rosca que permita las faenas que toreros y público del S. XXI demanda. Esta alquimia es ciertamente dificultosa.

Pediluvio en Partido de Resina

Algunos ganaderos aprovechan esta faena para aplicar sistemas de mejora sanitaria como pueden ser los pediluvios en los que los animales reciben diversas sustancias que mejoran la condición sanitaria de los animales. Como ejemplo en la foto de arriba, el pediluvio utilizado en Partido de Resina en el que se aplican productos que aumentan la dureza de las pezuñas de los animales.

Los Miura, arrasando con todo lo que se ponga por delante y compitiendo por hacer el encierro más rápido.

Otro ejemplo en el que se constata la mejora en la condición física del toro de lidia lo podemos encontrar en el encierro de Pamplona. En los últimos 15 años la media de duración de la carrera matutina se ha reducido en más de un minuto. Esta reducción en un acto que dura entre dos y tres minutos es más que notable, haciendo que los 848 metros de recorrido sean un suspiro para estas fenomenales bestias. Antaño, solo algunas ganaderías como Miura volaban sobre los adoquines pamploneses cada año pero ahora, cada ganadería compite con el resto cada mañana para ver cual llega antes a la plaza.

Pero……¿Cómo se pasean los toros en algunas de las ganaderías más conocidas de la piel de toro?

Veamos:

Cebada Gago

Los Cebada aprovechan los caminos y colinas que serpentean por “La Zorrera “ para dar a sus animales un paseo muy largo y más o menos intenso en función de los meses previos a la lidia en el que se encuentren los diferentes animales.

Torrestrella

Algunas de las corridas que se crían en «Los Alburejos», se pasean a medio galope por el amplio corredero en el que se desarrolla el espectáculo de «A Campo Abierto». En primavera aquello es un espectáculo.

Conde de la Maza

Los lotes de toros de Poli de la Maza se pasean por un largo y exhuberante corredero en tierras de Morón de la Frontera.

Miura

La faena del pienso, siempre con gente a caballo para evitar cualquier brusca reacción de estos ariscos animales, se utiliza para unificar al paso a los dispersos animales que se encuentran en los amplios cercados de “Zahariche. Ese ejercicio diario es más que suficiente para los imponentes toros de Miura.

Carriquiri

Un coqueto y estrecho corredero hecho con traviesas de tren con varias curvas de noventa grados en las que los Carriquiri se apelotonan, sirve a la familia Briones para ejercitar sus animales.

La Palmosilla

La amplia mangada que une varios de los cercados de saca con los corrales de la finca es utilizada por el ganadero Javier Núñez para mover sus toros. Cuando las lluvias aprietan, un arroyo cruza el corredero que es superado sin dificultad por los de La Palmosilla.

Partido de Resina

Los caminos arenosos que rodean los cercados de Partido de Resina son utilizados por Juaky el mayoral para correr a buen ritmo a los chatos cárdenos. Es muy importante que el suelo del corredero no sea muy duro ni pedregoso, para evitar daños en los animales.

Antonio San Roman

Un corredero escarpado que sube y baja por las colinas que rodean a la finca “El Alamillo”, pone a los multicolores Sanromanes a tono.

Fuente Ymbro

Todos los cercados comunican con el corredero que Alfonso Vazquez utiliza para preparar los Fuenteymbros de Ricardo Gallardo. Hay zonas muy escarpadas que los toros suben con esfuerzo y rapidez.

Nuñez del Cuvillo

El corredero perfectamente preparado que se extiende paralelo a la carretera que cruza “El Grullo” pone a prueba la resistencia de los Cuvillos.

El ritmo de paseo suele ser fuerte y dado el alto número de toros que cría este ganadero, verlo es un verdadero espectáculo.

Prieto de la Cal

D. Tomás Prieto de la Cal acostumbra a pasear sus animales dando círculos dentro de sus grandes cercados. A veces, cuando las lluvias son muy fuertes, el río Tinto que rodea a la finca se desborda entrando en los cercados y creando charcas que permiten momentos tan espectaculares como este.

Cuadri

Muchos conocen la famosa “teórica” de Fernando Cuadri. Estos tremendos morlacos acostumbran a vivir muy separados unos de otros en los cercados de “Comeuñas”. Cada día, al paso y aprovechando la hora del pienso, Fernando y sus operarios van juntando a los animales y los acercan a las pilas de los comederos. Así poco a poco se van hermanando y se evitan las terribles trifulcas a las que acostumbran tener los poderosos Cuadri.

Un caso muy particular; la ganadería de Las Monjas

La ganadería de Los Monjas situada en las cercanías de Lora del Rio es un caso particular en la faena del paseo de los toros. En la finca que da nombre a la ganadería existe un precioso pantano que en años normales tiene un alto nivel de agua.

Don Manuel Bajo García propietario de la ganadería tuvo la idea de incluir en el recorrido del paseo diario de sus toros una zona de la cola  del pantano que en varias épocas del año está más o menos cubierta de agua.

Cada día el mayoral Marcelino Fernández va en busca de los toros en sus correspondientes cercados y los saca al largo camino que conduce al pantano. Los animales van en grupo y al paso, conociendo perfectamente lo que les espera. Es curiosísimo observar las reacciones de la manada;

Los cabestros aceptan de buen  grado atravesar las aguas y se lo toman como un baño refrescante.

Marce observa a sus bueyes marcándose unos largos.

En cambio los toros se muestran más reacios. Son animales sedentarios y los esfuerzos cuantos menos, mejor, y evidentemente atravesar un cauce o bracear en zonas de barro les supone un trabajo extra.

Por ello, algunos de ellos se muestran remolones y descargan su mala leche con los ramales y arbustos que rodean al pantano. El sonido de los pitones partiendo ramones intercalado con los reburdeos roncos de los toros enfadados se escucha nítidamente por todo el cercado.

Finalmente tras apretarles un poco los animales acceden a atravesar el lecho, intentando siempre hacerlo por aquella zona con menos presencia de agua.

La estampa de los toros traccionando y salpicando en el agua es algo inigualabale. Así se aprecia mejor la gran potencia que desarrolla el toro bravo en movimiento.

Una vez que la manada ha atravesado el pantano, la querencia hace el resto y los toros vuelven solos al paso hasta sus respectivos cercados.

——–

El mayoral Marce y uno de los vaqueros observan la evolución de los animales por encima de la presa del pantano

La imagen es bucólica.

El curtido hombre de campo, da por finalizada la faena y vuelve hacia las cuadras a lomos de su montura……

Confiamos en que hayáis difrutado con este repaso a los paseos de los toros que se hacen en algunas de las ganaderías bravas españolas.

En nuestro libro «TORO, una vida en imágenes» hay muchas fotografías tan espectaculares o más que las que hoy has visto dedicada a esta plástica y beneficiosa faena.

Hazte con él a través de nuestra tienda virtual pinchando el siguiente enlace:

QUIERO EL LIBRO TORO DE ARSE&AZPI

O físicamente en las siguientes tiendas:

PAMPLONA CORTE INGLES

PAMPLONA CASA DEL LIBRO, ESTAFETA, 36

MADRID LIBRERÍA RODRIGUEZ, MARQUÉS DE ZAFRA, 31

MADRID LIBRERÍA GAUDÍ, ARGENSOLA, 13

SEVILLA JUSTO ALGABA, ADRIANO 28

Arse&Azpi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://www.porlasrutasdeltoro.com/wp-content/uploads/2019/11/slider1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}