Comments

El Miura con la boca reventada

Aquella mañana, al entrar al cercado, en el recuento que hizo el Mayoral, faltaba un toro de los enlotados para aquella corrida. Era extraño ya que aquel lote casi siempre estaba muy hermanado y las jerarquías estaban bien definidas. Casualmente faltaba ese toraco cárdeno que ejercía de mandón y tenía siempre a raya al resto de sus hermanos.

 

 

El ojo sabio del Conocedor rápidamente encontró al morlaco que faltaba. Estaba en la otra punta del cercado, casi a 1 km de distancia, mirando hacia el infinito. Se acercó poco a poco para escudriñarlo de arriba a abajo y localizar las consecuencias de la batalla. El toro receloso lo miraba de reojo sin dar mucha cara, midiendo al caballero en la distancia.

 

 

A pesar de que aquel experto hombre de campo miraba y remiraba, no era capaz de encontrar una cojera o el boquete de entrada de una cornada. Al fin se fijo que el toro no cerraba la boca en ningún momento y babeaba constantemente, incluso que la mandibula inferior la tenía algo descolgada. Cual fue su sorpresa al fijarse en el detalle de que tenía todas las piezas dentales inferiores absolutamente descolocadas.

 

 

A aquel Miura sus hermanos le habían literalmente «partido la boca«.

 

 

Muchas más fotos de los habitantes de «Zahariche» en la nueva sección totalmente actualizada de la ganadería de Miura. Si quieres verla pincha en el siguiente enlace:

 

MIURA

 

Arse&Azpi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://www.porlasrutasdeltoro.com/wp-content/uploads/2019/11/slider1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}