Comments

Recordando a los del Marqués

La semana pasada saltaba a la palestra, antes de lo que suele ser habitual, el plantel ganadero de la FERIA DEL TORO 2016.

Los hierros de Pamplona 2016

Noticia esperada por muchos, al ser casi siempre la primera feria importante que avanza algún detalle con tanta antelación y lo que para muchos significa el pistoletazo de salida en la cuenta atrás para el «Glorioso San Fermín»

Y es que esta FERIA con mayúsculas, madruga mucho para reservar el ganado que correrá por las calles pamplonesas. Como siempre, los hierros anunciados generan opiniones para todos los gustos, los de aquellos que abogarían por 8 encierros con ganado torista, incluso prescindiendo de los máximos figuras o aquellos que consideran algo inaudita la elección de casi un 50% del plantel ganadero, de vacadas con  tinte claramente torista. Y decimos 50% ya que 3 de los hierros son considerados DUROS (Miura, Escolar y Cebada), o fuera de los gustos de los poquicos figuras del toreo que tienen los arrestos y el gusto por pisar esta peculiar plaza, y un cuarto y quinto hierro que aun perteneciendo cada uno con sus particularidades al mal llamado «encaste domecq» (Pedraza de Yeltes y Fuenteymbro), los figuritas también prefieren verlos por la tele. Para otros muchos y desde otro punto de vista la inclusión de casi 5 hierros «Domecq» no es merecedor de una Feria de este tipo. Para gustos los colores, como todo en el mundo del toro, ahí está la riqueza de la tauromaquia.

La vuelta de los Cebaditas, un hecho en 2016

La vuelta de los cebaditas se recoge con gran ilusión por parte del aficionado así como la inclusión de una ganadería debutante que esta echando productos de gran juego, como es la ganadería charra de Pedraza de Yeltes.

Los «Pilares» de Pedraza de Yeltes debutarán con, al parecer, toda una «tía».

Miura (imprescindible en esta Feria) y Escolar (premio Carriquiri 2015) completan la nómina de las repudiadas por los mandamases del toreo. Victoriano del Rio, Jandilla y sobre todo Cuvillo son las malmiradas por aquellos defensores de los encastes «diferentes». Nuestra opinión es que la Feria es buena a priori, aunque seguimos echando en falta hierros que merecieran una oportunidad en Pamplona, y ante todo crearían una expectación absolutamente inusitada para el aficionado. Los encajes de bolillos para crear una Feria de este tipo deben ser numerosos (camadas cortas, juegos no muy contrastados por lidiar pocas corridas…..) pero ojalá algún año sean elegidas para su esperada vuelta:

Partido de Resina

Cuadri

Lo que está muy claro es que…. YA FALTA MENOS!!!

Marqués de Domecq, fija en la Feria del Toro durante muchos años.

Es curioso como en pocos años han cambiado las cosas. En menos de una década, la crisis, el mercado del toro, o simple y llanamente las minadas ilusiones de muchos ganaderos ha dejado a muchas ganaderías por el camino, y hierros que antaño en Pamplona era fijas sin remisión han echado el cierre en sus cancelas, vaciado sus instalaciones y vendido su ganadería al matadero o al mejor postor, pasando a la historia como tal.

Hoy recordaremos a una de ellas, la famosa ganadería del Marques de Domecq que tantas y tantas tardes de bravura brindó en el coso pamplonés y en otras muchas plazas de la piel de TORO.

Esta ganadería es a día de hoy la segunda tras Miura que más veces ha lidiado en la Feria del Toro con 27 comparecencias y un curriculum muy extenso de premios, con 4 trofeos de la Feria del Toro (años 63, 83, 91 y 98) y 4 premios Carriquiri al toro más bravo (85, 86, 93 y 94).

«Fresón» premio Carriquiri de 1993 en los antiguos corrales del Gas.

Quién no recuerda al gran toraco castaño de nombre «Fresón», número 9 de 629 kilos, que se llevó el Carriquiri del 93 después que el maestro Cesar Rincón los desorejara un 9 de julio de 1993.  Roberto Moreno Torres, autor del imprescindible «Ganaderías históricas de los Sanfermines«, incluyó íntegramente en su libro la maravillosa crónica del gran Paco Apaolaza titulada nada mas y nada menos «Fresón, I love you«. En ella mandaba al gran «Fresón» al Olimpo de los toros bravos sin remisión. Ahí es nada, una delicia literaria recomendable para todo buen aficionado.

Un gran corredor «dejándose llegar» al tremendo Fresón en carrera. Las leyendas del encierro  cuentan que este hecho fue una apuesta entre amigos…..

«Fresón y «el César» en acción.

Sin duda los del Marqués dejaron grandes tardes de bravura en la monumental pamplonesa, pero a las mañanas en las calles la emoción con ellos estaba asegurada. Su amplio trapío los hacía de gran apetencia para los corredores y aunque muchos de sus encierros fueron rapidísimos, otros muchos años dieron terrible batalla en la calle. No obstante, fue una de las ganaderías que más corneados dejaron en las calles solo tras Cebada Gago y Torrestrella. Sin duda, su mayor escabechina la dejaron para los anales de la historia un 12 de julio de 2007, su última comparecencia en esta Feria, donde cornearon nada mas y nada menos que a 7 corredores. Ese día, el impresionante «Universal» hizo carne el solito 6 veces.

El sanguinario «Universal» en la finca «Martelilla», meses antes de poner rumbo a Pamplona.

Aquel toro fue extremadamente violento en la calle, su expresión en la cara vista de cerca daba miedo y fue muy certero en sus arrancadas. Aquella tarde, «Universal» no fue un mal toro, sacó a relucir la casta que se trajo desde la finca «Martelilla» en tierras Jerezanas.

«Universal» en acción. No lo paraba nadie…..

«Martelilla», una finca de ensueño

Los célebres toros del Marqués se criaron durante muchísimos años en la finca Martelilla, situada en la célebre Ruta del Toro gaditana a medio camino entre Jerez de la Frontera y Medina Sidonia.

En los últimos años, diversos motivos hicieron que la ganadería se dividiese en dos partes, lo que hizo partir a la finca en dos creándose dos hierros diferentes, el ya existente de Marqués de Domecq y un segundo que recogió el nombre de la propia finca, «Martelilla».

El laboratorio de bravura de Marqués de Domecq

Aquella tierra, enclavada en una zona privilegiada para la cría del Toro Bravo, fue un laboratorio de bravura aunque bien es cierto que en la última parte de la historia de esta ganadería, la cosa no fue del todo bien, desapareciendo de plazas que otrora fuesen fijas para esta ganadería.

Quizás por ello, la ganadería acabó desapareciendo como tal, siendo su última camada la del año 2011.

La familia se deshizo del ganado, aunque por suerte no todo fue al matadero, comprando por ejemplo una de los lotes por el ganadero Lodosano «Pincha» que mantiene este encaste vivo en pureza con grandes resultados en novilladas excelentemente presentadas como la de este pasado año en Peralta, toda una corrida de toros de gran juego.  Y es que el toro del Marqués es un toro hondo, bien armado en muchos de sus ejemplares, generalmente muy bien rematado lo que les hacía espectaculares para el aficionado.

Sus pelajes habituales eran el negro en todas sus variantes, el colorado y el castaño, saltando de vez en cuando algún toro salpicado o burraco y más esporádicamente sardos o salineros e incluso cárdenos muy claros casi ensabanados.

Negros

Colorados

Castaños

Burracos y salpicados

Sardos

La suerte y nuestra buena amistad con la familia Flor, capitaneada por el gran Antonio Flor que fue mayoral desde el año 1996 hasta que se jubiló recientemente, nos permitió seguir la pista e inmortalizar a este bello ejemplar cárdeno muy claro desde becerro a cuatreño, un rara avis en las camadas del Marqués. Hoy os mostramos su evolución:

Becerro

Añojo

eral/utrero

Toro

La finca Martelilla albergaba la cría de los machos hasta cuatreños y, unos kilómetros más alejada, solo accesible por carriles, se criaban las vacas y sus rastras en la maravillosa finca de «Los barrancos», un vergel en regadío que aseguraba los pastos hasta en las épocas del año más duras.

En «Los Barrancos» las parideras eran amplias y sanas.

Los becerros vivían en absoluta libertad.

Hoy tiraremos de archivo y os mostramos como eran aquellos «Marquesones» en «Martelilla» la finca de la que salieron toros bravos como «Fresón», «Universal», «Gastasuelas» o «Marcador» entre muchos otros.

«Gastasuelas» indultado por Antonio Ferrera en Albacete en 2006

LOS DEL MARQUÉS, EN MARTELILLA

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

—-

Si os ha gustado este recuerdo hacia los toros del Marqués de Domecq y os apetece seguir conociendo como eran estos toros en su hábitat, pincha el siguiente enlace:

MARQUÉS DE DOMECQ

Arse&Azpi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://www.porlasrutasdeltoro.com/wp-content/uploads/2019/11/slider1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}