Comments

Murteira Grave, única ganadería portuguesa en la historia de la Feria del Toro.

Desde que allá por el 59 del pasado siglo, D. Sebastián San Martín tuviese la brillante idea de crear la Feria del Toro, se puede afirmar que la única ganadería portuguesa que ha tomado parte en la misma ha sido la de Murteira Grave.

 

 

Los Murteiras, cogieron comba en la segunda parte de la década de los 80 sumando 4 comparecencias seguidas desde el año 86 al 89. Los hondos y acapachados morlacos negros de D. Joaquín Murteria Grave, comenzaron dando en la diana en su primera presencia con el trofeo Carriquiri (ex-aequo con otro del Marques de Domecq) a su toro «Bilbaíno» nº29 de 522 kgs y lidiado por Roberto Bermejo el 13 de julio de 1986.

 

«Bilbaíno» Trofeo Carriquiri de 1986. Foto Diario de Navarra

 

 

Martín, crítico de Diario de Navarra, comentaba que a pesar de que Murteira Grave debutó sin pena ni gloria aquella tarde en la monumental pamplonesa, «Bilbaíno» cumplió en varas saliendo suelto, pero empujando con buen estilo y dejándose pegar. En el último tercio tuvo gran nobleza, metiendo la cara y obedeciendo el engaño con clase por los dos pitones, embistiendo con suavidad y buen son. Fue un magnífico toro para el torero, colaborando ampliamente en el lucimiento. Si acaso podría haber tenido algo más de codicia para que la emoción llegase con mayor facilidad a los tendidos. Aun así el toro resultó extraordinario para la muleta, siendo ovacionado en el arrastre…»

 

 

Aquel trofeo supuso para la ganadería su repetición en la Feria del 87, con una gran corrida merecedora a la postre del trofeo Feria del Toro y en la que destacó «Chupamiel»  lidiado en segundo lugar aquel 12 de julio por Tomás Campuzano cortándole el diestro las dos orejas al burel.

 

 

La corrida del trofeo de la Feria del Toro del 87, en el ruedo durante el encierro. Diario de Navarra.

 

El juego de los Murteira en la Estafeta no tuvo desperdicio, dejando cuatro carreras emocionantes, con una única cornada en el 89 y permitiendo carreras de bella factura por los corredores de aquellos años. Entre ellos, quedaron grabados a fuego en sus recuerdos la bella estampa de los Murteiras surcando la Estafeta, camino de la monumental Pamplonesa, y se añora entre los círculos más veteranos su vuelta a las calles pamplonesas.

 

 Foto Diario de Navarra

 

 Foto Diario de Navarra

 

 Foto Diario de Navarra

 

Pero el juego ofrecido por de los pupilos de D. Joaquim en los años 88 y 89, no fue del gusto de los aficionados y la crítica, causando baja en el 90 y no volviendo a ser requerida hasta nuestros días, su presencia en la feria de San Fermín.

 

 

 

 

 

La ganadería de Murteira Grave fue fundada por Manuel Joaquim Grave (abuelo del actual propietario) en 1944, con la compra de 25 vacas y un semental de nombre Fabeto a José Lacerda Pinto Barreiros. En aquel entonces las reses se herraban con el hierro de la G, inicial de Grave.  En 1958 la ganadería pasa a nombre de Joaquim Manuel Murteira Grave, hijo del fundador, que ese mismo año compra el hierro actual (la espuela) de la Unión de Criadores de Toros de Lidia perteneciente a Ignacio Sánchez Ibarguen. En 2002 la ganadería pasa a su hijo Joaquim Manuel de Vasconcellos e Sá Grave, que es el actual representante y propietario.

 

 

 

 

 

Al margen de su origen inicial de Pinto Barreiros, son varios los refrescos que se han ido introduciendo en esta ganadería. Allá por el 58 se meten sementales de Guardiola, procedencia Parladé vía Gamero Cívico y posteriormente y buscando algo más de movilidad, unido a mayor bravura y clase, metiendo dos sementales de la la rama Rincón de Carlos Núñez, de la misma línea Ibarra-Parlade que seguía Murteira grave. Años después, en el 85, se introduce sangre de Vasconcellos, de procedencia Tamarón, y a finales de los 80 se volvió a intoducir  sangre Nuñez de la linea Villamarta. Ya en los 90 y principios de los 2000 se recurre a la linea Juan Pedro y Jandilla. En suma,  puede decirse que la ganadería es una mezcla parladeña con la base inicial de la línea Gamero Cívico – Guardiola Soto y con aportaciones de sementales de las principales ramas de Parladé. Se trata, pues, de un encaste propio con el que se busca mantener un tipo de toro serio y con trapío, con un comportamiento bravo y encastado.

 

 

 

 

Los ejemplares de Murteira son aleonados y con encornaduras acapachadas y de generoso tamaño, que son uno de sus rasgos más conocidos. Sus capas son mayoritariamente negras y también se dan algunos cárdenos o entrepelados. Tras la introducción de las sangres anteriormente comentadas, los pelos varían en parte dándose los colorados, castaños, burracos hasta los casi ensabanados e incluso sardos.

 

 

 

 

Durante la Revolución de los Claveles fueron muchas las ganaderías intervenidas por los revolucionarios en Portugal. No se libró de dicho trance D. Joaquim y en marzo del 75 se produjo la ocupación de Galeana y el requisamiento de las reses. Poco después se produjo la detención y arresto del ganadero que se vio obligado a marchar a Sudamerica. Hasta que allá por el 79 finca y ganado fueron devueltas a su antiguo propietario, la ganadería estuvo a punto de desaparecer, y fue gracias a amigos seriamente implicados que incluso arriesgando su vida consiguieron mantener viva esta ganadería.

 

 

El vergel de Galeana

 

Los Murteiras siguen habitando en“Galeana”, finca del alentejo portugués, que linda con la frontera española. Esta finca de unas 900 hectáreas es ondulada y está  plagada de encinas, alcornoques y eucaliptos que dotan a la misma de gran belleza. Las primaveras de Galeana en los años mínimamente lluviosos, crean un manto florido multicolor en el que retozan los torazos de Murteira. En los últimos años, no se han prodigado mucho en tierras españolas, pero los Murteira siguen vivos, y en manos de su actual propietario D. Joaquim Manuel de Vasconcellos e Sá Grave, está  el devolver a las grandes ferias del panorama taurino a los bellos bureles que su abuelo y padre crearon y evolucionaron respectivamente.

 

 

 

 

Casi 30 años después de aquel «Bilbaino» que luchó bravamente en el ruedo pamplonés, en Galeana y a pesar de los posteriores refrescos ganaderos,  siguen criándose toros de similares hechuras, como el que a continuación os mostramos:

 

 

 

 

La familia Murteira, ha sabido mantener el espectacular tipo de sus animales.  Nosotros os invitamos a ver en el enlace de abajo a los Murteira en Galeana, en una primavera de quitar el hipo. Toro de lidia en su máxima expresión. Naturaleza en estado puro.

 

 

Antitaurinos: mirar de que va esto de la crianza del toro bravo:

Murteira Grave

Arse&Azpi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://www.porlasrutasdeltoro.com/wp-content/uploads/2019/11/slider1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}