Comments

Los de La Palmosilla entre las flores

Tener la gran suerte de  haber visitado en todos estos años más de 120 ganaderías nos ha permitido conocer muchos puntos de vista de multitud de ganaderos que crían multitud de encastes (aunque bien es cierto que cada vez hay menos…..)  a lo largo y ancho de nuestra piel de toro.

 

Para nosotros una conclusión esta muy clara; y es que todos y cada uno de los ganaderos visitados crían con mucho esfuerzo e ilusión a sus animales, sean del encaste que sean, sean ganaderías largas o más cortas, de las que lidian en plazas de tronío o los que sobreviven con los toros para las calles (benditas calles, cuantas ganaderías mantienen y cuantos aficionados para el futuro siguen creando!!!)

Evidentemente ganaderos los hay como en botica, pero en locuacidad, apasionamiento y expresividad pocos ganan a Javier Núñez, responsable de la ganadería de La Palmosilla, habitual ya en nuestro periplo ganadero anual y que hoy os mostraremos en todo su esplendor.

Su pasión y dominio en el uso de las redes sociales, le hacen explicar sus ideales de bravura con todo aquel que le interese. Su gran actividad en ellas hace que el aficionado casi pueda vivir en tiempo real las labores de la ganadería dada la frecuencia y detalle con la que Javier va actualizando sus cuentas de Twitter e Instagram

https://twitter.com/la_palmosilla

https://www.instagram.com/lapalmosilla/

Extraemos unas interesantes líneas escritas por Javier Núñez, del libro que su familia ha sacado a la luz «Los Nuñez de Tarifa, de la Ilustración a la globalización» en el que desgranan la historia de la familia con gran detalle, incluidas las diferentes vacadas que tienen y han tenido:

«Con el tiempo he llegado a la conclusión de que la felicidad en la ganadería no es tanto el triunfo efímero de la plaza si no el camino recorrido hasta llegar a el, con sus aciertos y equivocaciones……

…..Cuanto más conozco la ganadería, más dudo de ella, trabajamos con el comportamiento del animal y la genética es caprichosa ya que todos los animales, absolutamente todos, tienen algún antecedente o pariente que no fue bueno y esa variable está siempre presente y es bueno que así sea porque nos hace estar siempre alerta……»

Cabales reflexiones de un hombre que vive por y para la ganadería y que a vuela pluma, nos hace entender su pasión y afición por ella.

La China con sus instalaciones y dos de sus animales de carne.

La China y La Palmosilla, son fincas que aunque solo tuvieran ganado de carne o cochinos, volverían loco a todo aquel que ame la naturaleza. Si encima a este vergel le unimos una bonita vacada brava, el espectáculo para el aficionado al TORO «quita el sentío».

 

Y rizando el rizo, si a todo esto añadimos unas lluvias primaverales muy abundantes y casi a la carta, la explosión de vegetación de aquel rico rincón gaditano no se hace esperar. Quizás haya sido el campo más extraordinario floralmente hablando de todos los visitados en estos años, en dura competencia con las célebres «Iruelas» y «Tapatana» de la ganadería familiar  de Carlos Núñez a escasos kilómetros de La China y la Palmosilla y que próximamente también os mostraremos.

Un paseo por La China

La ganadería se reparte entre dos fincas, conocidas como «La Palmosilla» más cercana a Tarifa y la costa en la que los lotes de vacas y becerros se pierden en la espesura y «La China» que también se ubica en Tarifa pero está mas alejada del municipio, en la ruta que va hacia Vejer. En La China, finca perfectamente preparada desde que a principios de los 90 D. Javier Nuñez Cervera comenzara con esta aventura ganadera, pastan y se rematan las diversas camadas de machos de diferentes guarismos y algún lote de vacas.

La finca está atravesada por un canal que dota de riego a una amplia zona de cercados donde se alimentan los lotes de machos jóvenes. Este riego es crucial en una zona en la que las lluvias se alternan entre grandes temporadas de sequía continuadas por grandes pluviometrías a las que se alternen grandes temporales de viento de Levante, que secan el terreno sin remisión. Por ello el riego es muy útil y necesario para asegurar la humedad de la tierra y por tanto la producción de alimento.

Este rincón de la zona de Cádiz es muy rico en suelos lo que facilita que a nada que la pluviometría sea mínimamente generosa, se de una explosión de alimento en forma de pasto y multitud de flores, entra las que destaca la zulla, planta que solo crece en este rincón de la península y en algunas de las Islas Baleares. Esta bonita planta muy rica en proteína, es un alimento perfecto para el bravo.

«La China», un paraíso para la crianza del bravo.

Un espectáculo para los sentidos….

La camada de 2016

La temporada de 2016 ha sido de transición para La Palmosilla.

Tras varios problemas acaecidos en temporadas anteriores, la familia introdujo multitud de cambios en el manejo de la ganadería para tratar de solventarlos.

Tras una temporada de 2014 y parte de 2015 en la que las cosas no rodaron del todo bien con varios toros de gran juego mezclados con otros que fueron devueltos al corral, la familia centró todos sus esfuerzos en mejorar todo lo posible la sanidad y la preparación del ganado. Para ello han realizado multitud de análisis, del agua que el ganado bebe, de sangre e incluso de las heces para tratar de adelantarse a cualquier problemática que pudiera darse.

La cabeza de manada convenientemente enfundada, al galope por el corredero.

Así mismo, previo al comienzo de la temporada fueron lidiados a puerta cerrada varios animales de la camada para posteriormente analizar sus canales y poder analizar cualquier problema. Evidentemente esto es una fuerte inversión que hace que la cuenta de explotación se vea mermada.

También se modifico la alimentación y el paseo de los machos de saca con el objetivo de llegar mejor preparados físicamente a la lidia y más «sueltos de carnes» al comprobar que en temporadas anteriores los animales llegaban mas gordos y engrasados con la dificultad que ello conlleva de cara al duro esfuerzo al que son sometidos en la lidia.

—-

Los toros completan el trayecto de ida y vuelta dos veces.

—-

Empleándose para atravesar la vaguada.

En este 2016 los ganaderos optaron por dar salida a los toros fuera de las plazas de mayor responsabilidad para comprobar si los cambios comentados daban sus resultados.

—-

Así fueron lidiadas 4 corridas de toros en plazas de su zona como son Tarifa, San Roque, Algeciras y La Linea de la Concepción. También fueron lidiados varios toros sueltos en Alicante, Los Barrios y Zaragoza en la que saltó el precioso burraco número 78 de nombre «Tarifeño», toro de gran bravura movilidad y trasmisión que fue desorejado por Miguel Angel Perera.

Arriba el bello «Tarifeño» de Zaragoza a la carrera por el corredero de La China y en la foto de abajo su madre «Tarifeña» una de las vacas más viejas de la casa, siendo una de las pocas cárdenas que la ganadería ha tenido y que ha dado varias crías de gran juego.

Su pelaje cárdeno es interpretado por el ganadero como una reminiscencia de la ganadería de su antepasado D. José Picavea de Lesaca.

Esta temporada de los 80 machos lidiados entre toros, novillos y erales, 7 de ellos han sido premiados con la vuelta al ruedo, y como se ha comentado anteriormente, ninguno de ellos fue devuelto a corrales.

El precioso ensabanado 65 «Bizcochero» fue un toro de gran calidad, que peleó bravamente en el caballo y humillo mucho en la muleta con fuerza y transmisión. Dos orejas le cortó Finito en Tarifa.

En palabras de  Javier Núñez «El cambio de esta temporada con respecto a la anterior ha sido notable. Hemos mantenido la calidad que buscamos en los animales, el camino recorrido nos lleva a mirar el futuro con optimismo, deseando que llegue ya la temporada 2017!!!»

 

La camada de 2017

En los cercados de La Palmosilla se rematan ya 8 corridas de toros, dos de primera, cuatro de segunda y otras dos para plazas de tercera.

Para Javier Núñez, «quizás sea la camada del 2017 la que presente una mayor proporción de toros bien hechos de toda nuestra historia. Cada vez son más los ejemplares que se acercan a la perfección que buscamos, con toros cortos de manos, hechos cuesta abajo, ligeros de carnes y tocados arriba de cara».

Sin palabras…..

La pasada primavera el campo en «La China» estaba como pocas veces lo hemos visto.

Los «espurgas», fieles guardianes del toro bravo.

Estos buenos mozos con un año más, serán todos unos galanes de la cabeza de camada.

—-

Como casi todos los años, la camada de 2017 también cuenta con un toro ensabanado.

El de esta se llama «Sombrerero» y está herrado con el número 38

«Sombrerero», hundido en una increíble paleta de color floral.

Por pelo, colorado salpicado, bragado corrido y meano además de gargantillo, este 47 «Hornillo», es uno de los dijes de la camada.

Es hijo del semental «Solitario» número 63.

«Solitario» el semental número 63 padre del colorado salpicado.

—–

Antitaurinos:

¿Veis de que va esto de la crianza del toro bravo?

Confiamos en que las ilusiones de D. Javier Núñez Cervera y su hijo Javier puestas en la camada de 2017 den sus frutos y sus toros peleen bravamente en los ruedos, como a veces lo hacen en La China.

 

Atardecer en La Palmosilla

Aunque en La China también hay lotes de vacas, la mayor parte de ellas se encuentran en la finca que da nombre a la ganadería, que está pegada a Tarifa y la costa, por lo que si el día acompaña (aquella tarde no fue el caso) se divisa claramente el estrecho y África.

La exhuberancia que habíamos contemplado en La China casi se quedaba corta con los cercados en los que a veces era difícil divisar el ganado entre la increíble vegetación.

Debido a la alta rotación de vacas madres que han realizado en estos años, hoy por hoy más del 80% de sus vacas de vientre tienen entre 3 y 8 años. Con eso han conseguido el año pasado una parición récord del 94% . Esto les ha permitido herrar 114 machos que es una de las camadas más largas de su historia.

Los becerrillos ensabanados con todos sus accidentales son preciosos.

Este ensabanado alunarado y botinero, pegándonos una legañada antes de salir zumbando.

El sol rompía las nubes de vez en cuando, dando lugar a la luz perfecta. La tarde fue memorable.

 Cuenta Javier Núñez en su cuenta de Twitter como «de vez en cuando hay vacas cuyos nombres no guardan relación alguna con su familia. Es el caso de esta vaca de capa sarda 425, de la familia de las panaderas, que la tentó Curro Vázquez y a la que yo salí de aficionado toreándola con una gorra. Por ello, en vez de llevar un nombre relacionado con las «Panaderas», para recordar aquella anécdota le pusimos de nombre  «Gorrazo».

—-

Entre la luz, las flores, los bonitos animales y su diversidad de capas, las opciones fotográficas fueron inmejorables.

—-

El pelo jabonero es muy poco frecuente en La Palmosilla y casi todo lo que tienen de este pelo proviene de la descendencia de estas dos vacas 240 Hornilla y 237 Carbonera.

—-

Hornilla y Carbonera a la carrera:

Un ensabanado casi puro.

Foto de despedida, con las vacas en perfecta formación, de una jornada memorable en La Palmosilla.

Confiamos en que hayáis disfrutado con el reportaje. Mucha suerte ganadero para esta próxima campaña 2017.

¡VOLVEREMOS!

Si quieres seguir viendo más fotos de La Palmosilla, de este y otros años, pincha el siguiente enlace:

LA PALMOSILLA

Arse&Azpi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://www.porlasrutasdeltoro.com/wp-content/uploads/2019/11/slider1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}