Comments

La leyenda del «Dorado»(y II)

 

¿Cómo se naturaliza un toro bravo?

Contábamos la semana pasada las vicisitudes de la vida de «Dorado» y acabábamos el reportaje en el momento en el cual el protagonista de nuestra historia se mataba en el encierro por el fuerte golpe recibido tras arrancarse detrás de un corredor. A partir de ese momento comenzó la segunda parte de la historia, con una carrera contrareloj para hacerse con los restos del toro que permitirían, tras un arduo trabajo, inmortalizarlo para siempre.

Y es que como casi toda la vida de “Dorado” este acontecimiento tuvo su particularidad haciendo más increíble todavía su historia.

Javier Dominguez y Patricia Muro, los artistas taxidermistas que se propusieron el reto de revivir a “Dorado”, tenían previsto acudir a Coria el 25 de junio, al día siguiente de que «Dorado” se jugase en sus calles. La estricta normativa exige que el animal ya lidiado deba ser sacrificado y así estaba previsto para aquel 25 de junio por la mañana. Al mediodía del 24 de junio sonó su teléfono; «Javi, el toro se ha matado en el encierro«. El viaje previsto debió ser adelantado con premura. El toro ya estaba muerto y la celeridad entre este instante y la consecución de los despojos era crucial para la calidad final del trabajo a conseguir. En el preciso instante de la muerte de un ser vivo, comienza el proceso de descomposición y proliferación de bacterias que hará que la naturalización sea mucho más compleja, siendo muy difícil obtener resultados óptimos. En menos de una hora, Javier y Patricia, pusieron rumbo a Coria, 7 horas les separaban de su sueño y debían llegar lo antes posible. Tapar el cuerpo del toro para evitar que los rayos de sol incidiesen en él fue fundamental para evitar que la piel, con el tiempo, perdiera su pelo y se llenase de calvas afeando el resultado final. Finalmente, Javier y Patricia tras un tremendo esfuerzo, volvieron para Fitero con los restos de “Dorado” en perfecto estado.

A PARTIR DE ESTE MOMENTO, DAMOS LA PALABRA A LOS ARTISTAS……

Consideraciones previas del autor

Nuestro sueño como profesionales de la taxidermia pasaba por naturalizar al completo un toro bello y a ser posible que fuera significativo. La oportunidad de hacernos con «Dorado» era un reto ineludible dada la hermosura del animal, por sus increíbles hechuras y pelaje, además de por ser un animal tremendamente conocido. Por ello el reto era mayor si cabe al ser mucha la gente que conocía el toro por lo que las comparativas y juicios posteriores serían enormes. De ahí que el esfuerzo y empeño dedicado a este trabajo haya sido máximo. En TAXIDERMIA ALHAMA tratamos de recuperar en cada animal que realizamos su personalidad propia, huyendo de automatismos e intentando naturalizarlo siempre fiel a las características propias de su encaste y dentro del mismo, de las hechuras, medidas y expresión de cada animal que llega a nuestro taller.

“DORADO” HA SIDO HASTA EL MOMENTO NUESTRO MAYOR RETO.

Un trabajo largo y complejo

1- DESOLLADO Y CURTIDO

Cuando se pretende naturalizar un toro al completo, lo primero que se debe conseguir es un perfecto desollado del toro. Para ello se separa cuidadosamente la piel de la carne que es aprovechada íntegramente al ser una de las carnes más naturales que se pueden encontrar en el mercado debido a su largo proceso de crianza en extensivo durante 4 largos años.

La piel se corta longitudinalmente por cada una de las patas, así como a lo largo del tronco que se abre desde la badana hasta el rabo incluido, parte que también es deshuesada íntegramente. En un trabajo de estas características es fundamental que los cortes se hagan en las zonas menos visibles para que las costuras finales se noten lo menos posible. El cráneo y los pitones son separados, siendo estos últimos junto con la piel y las pezuñas las únicas partes que serán utilizadas en el trabajo definitivo.

La piel perfectamente separada del cuerpo debe ser curtida de la manera más perfecta posible. El proceso comienza con un salado inicial que la seca al completo y posteriormente se iniciará el curtido en sí, con una serie de baños en diversos líquidos que hacen que la piel se «rebaje» como se conoce en el argot, quitándole impurezas y grosor a la misma. Este hecho es fundamental ya que nos permitirá trabajar la piel, sacándole detalles como las arrugas, los músculos y las características propias del animal.

2- CREACIÓN DEL MODELO

Mientras la piel era curtida comenzamos un largo proceso de estudio morfológico del toro en cuestión echando mano de todas las fotos y videos que teníamos a nuestro alcance para identificar los rasgos principales de “Dorado”.

La creación del modelo base que soportará la piel y los elementos del toro en vida es la parte clave de todo el proceso. El molde debe ser la reproducción más fiel posible del toro en vida, tratando de respetar exactamente sus medidas y proporciones. El trabajo al completo nos costó más de un mes de dedicación partiendo de un molde inicial hecho en poliuretano que fue reformado al completo, alargándolo y ensanchándolo varias veces, quitando partes de polurietano con diversas herramientas y poniendo diversos materiales como madera, resinas y masillas para ir dando forma fiel al animal. Este proceso es largo y costoso al tener que crear innumerables detalles muy laboriosos pero que poco a poco nos fue reportando una gran satisfacción al ir reviviendo a “Dorado”. En este momento se debe elegir cuidadosamente la postura final de la que dotaremos al toro, factor fundamental en la naturalización de un toro de cuerpo entero para conseguir su máxima espectacularidad.

Toda esta fase se realizó teniendo en nuestro poder la piel perfectamente curtida, piel que fue puesta encima del molde en innumerables ocasiones para ir comprobando que las medidas del patrón eran perfectas. El objetivo era que la piel encajase como un guante en el molde.

Previamente a la unión de la piel al modelo, deberemos prestar toda la atención en una de las partes fundamentales de la naturalización; el montaje de los ojos.

Eso es fundamental para dotar de una expresión adecuada al toro, con una mirada que nos transmita vida y personalidad, siendo fundamental la correcta colocación, con una simetría y posicionamiento adecuado. Un error de planteamiento en este parte puede echar al traste el trabajo definitivo.

Tras un largo periodo de trabajo, el modelo definitivo quedó terminado.

Como se puede comprobar, sin piel la figura esculpida en poliuretano ya hacía ver claramente del toro que se trataba:

3- MONTAJE FINAL

Una vez que el cuerpo estuvo acabado comenzó el proceso de montaje.

Esta es la parte más agradable para el ojo porque ya comenzamos a ver poco a poco el resultado final.

La piel debe ser humedecida para que esta sea más maleable y deformable y podamos ajustarla a la perfección. Esta humedad hace que en el caso de capas como la de “Dorado” sus colores varíen un poco viéndose más oscuros que en la realidad. El proceso final de secado devolverá su tono real.

Se aplica un adhesivo particular entre la piel y el modelo que nos permitirá ir ajustandola hacia donde deseemos, conservando las medidas, proporciones y detalles que harán que no sobre ni una centímetro de piel, hecho que confirmará que el trabajo se está desarrollando adecuadamente.

Últimos retoques antes de vestir la cabeza de «Dorado».

El montaje comienza desde la cabeza hacia la parte de atrás del cuerpo y desde la parte superior del toro hacia abajo, marcando en este momento los detalles, arrugas y músculos, así como los párpados del toro.

En el caso concreto de «Dorado»esta parte nos llevó 20 largas y continuadas horas en las que el trabajo se centró en un minucioso cosido.

Estirando la piel sobre el cuerpo, cubriendo ya la grupa y cuartos traseros.

Ajustes y mas ajustes para conseguir que la piel de «Dorado» se amolde como un guante al modelo.

Este proceso es muy duro ya que para que el trabajo de un buen resultado se deben dar puntadas cada 2 o 3 mm, en una longitud total de costura de más de 8 metros.

A la vez que va siendo cosido, se va aplastando y pegando la piel dando forma a cada uno de los músculos creados.

Una vez que el toro ha sido cosido al completo se deben fijar los aplomos al suelo, con las pezuñas adecuadamente posicionadas para que cuando el toro seque, no se acaben desfigurando al apretarse la misma fuertemente al cuerpo.

Posteriormente comenzará la fase de secado que será variable en función de la temperatura y humedad que se tenga en el sitio donde se esté llevando a cabo.

Tras el secado deberemos finalizar la naturalización ultimando todos los detalles del animal. Para ello utilizamos masillas especiales para rellenar los pequeños huecos que se crean en el secado, daremos el color natural que perdieron las mucosas en el curtido de la piel y remataremos todos aquellos detalles que sean necesarios.

A modo de ejemplo, con «Dorado” en concreto tuvimos que arreglar el tremendo corte que presentaba el pitón derecho del animal que se creó al golpearse violentamente contra la talanquera.

Detalle del tremendo corte en el pitón que se hizo «Dorado» al golpearse, antes del proceso de restauración (arriba) y una vez arreglado (abajo).

Para ello utilizamos varias técnicas quedando bastante satisfechos con el resultado conseguido.

Hasta aquí los detalles que nos ha llevado a poder presentaros nuestro trabajo, siendo nuestro máximo deseo que «Dorado» sea admirado por el mayor número de gente posible, como imagen de lo que es la belleza y majestuosidad de un TORO BRAVO.

Detalles de una obra de arte

Ha sido un verdadero placer contaros el detalle de la peculiar vida y muerte del toro «Dorado». Confiamos en que hayáis disfrutado conociendo las peripecias de este precioso ejemplar tanto como nosotros lo hemos hecho mostrándooslo.

La TAUROMAQUIA es rica en sus múltiples facetas y esta que os hemos contado a lo largo de esta semana es una muy poco conocida pero como habéis podido comprobar es treméndamente fascinante.

—-

—–

Desde Porlasrutasdeltoro nos permitimos daros a todo aquel que esté leyendo estas líneas un último consejo;

SI TENÉIS OPORTUNIDAD NO DEJÉIS DE ADMIRAR EN VIVO LA BELLEZA DEL TRABAJO CREADO POR JAVI Y PATRICIA, LOS ARTISTAS DE «TAXIDERMIA ALHAMA», DE FITERO.

Pincha el siguiente enlace si quieres ver el video presentación de «Dorado»:

DORADO

Arse&Azpi

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-image: url(http://www.porlasrutasdeltoro.com/wp-content/uploads/2019/11/slider1.jpg);background-size: cover;background-position: center center;background-attachment: scroll;background-repeat: no-repeat;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 250px;}